November 2019
M T W T F S S
« Oct    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930  

Más recientes


La mejor droga

http://www.maravillol.com

El Maravillol es un producto creado por unos laboratorios de Barcelona que están a la vanguardia de la investigación médica.

Tomas jarabe Maravillol como tomarías una aspirina u otro fármaco; acto seguido, las cosas son maravillosas, igual que si hubiera surtido efecto la independencia de Cataluña.

También existe en grageas concentradas de color amarillo. Su acción se dirige a las neuronas del cerebro afectadas por las sutilezas del lenguaje. Te tomas un comprimido antes de ir a dormir, y al día siguiente te levantas con ganas de ir a comprar plátanos (y no por el color de la fruta) sintiéndote óptimamente independiente. Con un Maravillol entre pecho y espalda, sales a la calle como nuevo, como si Cataluña, en Nueva York, tuviera un asiento en la ONU. Sin más. Lo hemos conseguido, te dices. Para quien lo necesita, la sensación es indescriptible. Somos independientes.

Tal como exhibía TV3, las caras de la multitud que aguardaba en el exterior del Parlament cuando Carles Puigdemont declaró la independencia (27-X-2017) eran exultantes, pero de pronto, las mismas caras, lo vimos en directo, se tornaron mortuorias. Introdujo Puigdemont la conjunción adversativa “pero” afirmando que la independencia la dejaba en suspenso, y entonces fue una tragedia. Los semblantes se mudaron y languidecieron…

La pobre gente no conocía ni la causa ni el remedio, pero el vaivén -brusco- hubiera podido evitarse con una píldora de Maravillol. Con una simple dosis hubiéramos mantenido nuestras espectativas, sin necesidad de hacer caso a psicoanalistas argentinos (expertos en los avatares del “goce”), ni tampoco al President catalán en un momento pusilánime, pero inapelable. La empresa está registrada.

Está claro que la declaración histórica de Puigdemont es un ejemplo de “lenguaje performativo o ilocucionario”. Dada la jerarquía del personaje, al punto de anunciar la independencia ya éramos independientes de golpe (con perdón). Como en un twit de Trump, todo dependía de un acto exquisitamente verbal para que cambiara el estatus jurídico-político de Cataluña; y cambió, en un sentido y en otro, en cuestión de segundos.

Lamentablemente, la performatividad en boca del President siguió adherida a las palabras al enunciar él que suspendía la independencia recién declarada. Tot just després. Por arte de birlibirloque, y en nombre de las cualidades mágicas del lenguaje (teorizadas por J.L. Austin), los catalanes caímos del cielo de la independencia. De las nubes. Con lo bien que se estaba.

Entre el gentío aquello fue un desastre similar a la guerra de Cuba. Fue una sensación de fracaso, sí, pero que puede convertirse en un instante de gloria, de disfrute colectivo máximo, perfectamente recuperado y dilatado ese tiempo mediante el uso del Maravillol.

¡Hay que probarlo!

Al final del prospecto se lee que el medicamento es placebo; pero, ojo, el laboratorio espera vender unos dos millones de pastillas, aproximadamente.

[Palabra de Mono Blanco]

………………………………………………………………………………………………

Comments are closed.