December 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Más recientes


Una mano por delante y otra por detrás

(Mayo 2014)

La frase, como se sabe, tiene lecturas. La primera: taparse las vergüenzas por la ropa inexistente o el resultado de una bancarrota, como la de media Cataluña. La segunda, egipcia, alude a las palmas de las manos que se disponen invertidas y en pose de receptación; hablamos de las de Zaplana (“estamos aquí para forrarnos”), y, con mayor actualidad, de la quiromancia de Bárcenas. O de las contorsiones de Félix Millet, eso, El Egipcio, tras escuchar un Virolai. Sin descontar un dato: que Millet se hizo El Flamenco tras El Egipcio (con CiU).

Aquí Artur Mas –futbolero, business-friendly, muy de Catar–, parece desinflado. Habría que animarle:

– ¡Olé tu padre!

Con fairplay: no se sabe de ninguna irregularidad de Mas, pero los gobiernos de Andalucía y de España prestidigitan, es decir, tocas carta y sale de la chistera confetti satinado como en las cláusulas prohibitivas de Neymar. Dicen que el fútbol -que le gusta tanto al President– es la próxima burbuja. Y la saga Pujol no ha llegado tarde a los vestuarios, precisamente, en este campeonato, ni en otro… ¡porque circula en la escudería de bólidos del hereu! A pregunta histórica de un periodista sobre su descendencia, del Pujol senior recordamos un coletazo de Gran Cocodrilo al rechazar que sus hijos universitarios pudieran ir al paro nunca, jamás, y quedarse sólo con el título. Pujol daddy aseguraba en TV3:

Tinc tots els fills colocats.

¡Olé los hijos! Y dicho en prime-time. En la entrevista, el President de los 23 años movió apenas un párpado –el presentador se jugaba el puesto– no por falta de riego, sino por insinuación de recomendaciones. Vosté que es pensa. Era el director de producción máximo, y no existía algo parecido a la CUP para sublimar la amenaza que hoy se abate sobre el país: la miseria moral y completa. Pujol hablaba del enchufe de toda la vida en múltiples vertientes (¿siete?) y caben, de nuevo, un par de posibilidades: o Walt Disney era un futurólogo que vio el estrago de los 7 enanitos (en la actualidad lo padece tutti quanti, excepto los siete hermanos Pujol-Ferrusola), o bien, es el gran Pujol, a tenor de lo que el juez instructor ha descubierto.

Pujol funcionaba como padre omnipotente de la Hispania Citerior: con chulería, digo.

En el primer punto, además del Papa y de Messi, el expresident (que concede intervíus, y ha publicado sus memorias) sigue buscando oro: un especialista de la Argentina, buen psicoanalista, que replantee Edipo, pero en versión catalana: donde no hay vástagos rebeldes, ni muere Yocasta ni el rey, sino que la palman todos los demás (allende Mequinenza y las islas Formigues).

A la respuesta antológica de Jordi Pujol -Tengo a todos los chicos colocados- ya se la denominó en su momento “sincericidio”, y la expresión ha quedado en el cajón de los recuerdos. Obviamente hubo más Pujol-Ferrusolas colocats de los que hoy aparecen en los juzgados; pues todos los retoños del matrimonio de Jordi Pujol y Marta Ferrusola, pobres, estuvieron en posición comprometida, es decir, expuestos. En el siglo XIX, George Eliot, en Escenas de la Vida Parroquial, aseveraba: “Los vicios no requieren motivo fuera de sí mismos: sólo requieren una oportunidad”. Y de oportunidades, para esta saga, hubo un futiment. Lo dice la wikipedia.

Sus señorías magistrados no han preguntado suficientemente a los liniers de antes de la depresión, por ejemplo, las oportunidades que tuvo la arquitecta Marta Pujol Ferrusola navegando por las bandas, es decir, por los laterales del pelotazo arquitectónico y urbanístico catalán, y explotando a tope el gentilicio suyo PF, por una parte, y, por otra, la llamada interpretación egipcia. En el llamado “gremio del tocho” circulan anécdotas al respecto. La bola se infló y se infló, pero algunos barruntan que el estallido final tuvo el cling musical de la caja registradora (para la pubilla).

Por su lado, después de 23 cursos, Marta madre no se cortó un pelo por quedar aparentemente en precario, y lo dijo sin ambages en el instante en que su marido perdió la votación frente al tripartito primero. La señora Ferrusola lloraría en prensa: “Nos robaron las elecciones”. Y remacharía, según las hemerotecas: “Es como si te atracan en casa y te roban todo”. Vamos, que hasta Martí i Pol pudo haber añadido el siguiente e inspirado verso a Estimada Marta:

Nos hemos quedado con una mano por delante y otra por detrás.

[Palabra de Mono Blanco]

………………………………………………………………………………………………

Comments are closed.