October 2021
M T W T F S S
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Más recientes


Toca Milagros

Invocando la Copa de Europa (Barça/16-V-2021/féminas) con léxico del balompié, Milagros Pérez Oliva, periodista con formación científica, verdaderamente “la toca”.

Nos referimos al contencioso que dirimen desde hace tiempo el Ayuntamiento de Barcelona y la Autoridad Portuaria (APB, el puerto de la ciudad) alrededor del Hermitage, campo espinoso sobre el que Milagros juega muy bien; o al menos arbitra el match correctamente. Ha publicado una crónica que vale la pena resaltar.

En el asunto del Hermitage, dice la periodista que ve la confrontación entre dos modelos opuestos, y dos estrategias urbanísticas diferentes. Loables son el tono didáctico, la lectura de la situación, el desglose del problema… en una pizarra técnica que contrasta, por ejemplo, con la opinión de cierto abogado que escribe en los diarios, Pablo Salvador Coderch, quien hace semanas apostaba a bulto por la implantación del museo exactamente donde quiere la ‘coach’ Mercé Conesa (presidenta de la APB, convergent de sempre y, por consiguiente, fiel a Artur Mas, quien contrató el negocio en Rusia). Y se acabó. En su día, afirmaba este asesor jurídico que el proyecto era excelente. Pero el pueblo llano siguió ignorando porqué.

O sea, resumiendo: Artur Mas, Mercé Conesa, los patrocinios de Qatar, los aperitivos business friendly en el Camp Nou, tots Junts i arreplegats, junto a la Rusia de Putin, cuyo megayate fondea apaciblemente al final de las ramblas; por un lado. Coderch parecía bendecir eso. Por el otro, y representando al equipo del consistorio, tenemos a la estrella Ada Colau con sus laterales cualificados (Joan Subirats), los cuales, últimamente, no exhiben más que bagatelas pintarrajeadas sobre la ciudad. Vaya. Tuvo que ser precisamente Milagros Pérez Oliva la única que puso luz al urbanismo pop de Janet Sanz (analfabeta en arquitectura, según currículum), por ejemplo, justificando indulgentemente las últimas intervenciones municipales. Y Milagros habló mientras replicaba –a la vez– un artículo sorprendente, pero adecuadamente polémico, del ex–arquitecto en jefe de Barcelona José A. Acebillo (véase El País de 7-III-2021 comentado en estas páginas).

MPO vuelve ahora con su toque pedagogo. Informa en un instante de lo que está pasando realmente en el culebrón del Hermitage, cuando se suponía que es el Ayuntamiento (donde militan  figuras del aula universitaria como Joan Subirats) el lugar oportuno, público, de donde debiera venir la explicación lúcida sobre la cuestión a la ciudadanía: o sea, qué es lo que está en juego. Pues no. Para intuir cómo va el marcador –en este enfrentamiento singular e hipotéticamente cultural–, los vecinos de Barcelona solo hemos oído declarar a una críptica Janet Sanz que “es más importante que los negocios se acomoden a la ciudad, y no que la ciudad se acomode a los negocios”. Vale. Sí, señora.

Es cierto: también conocimos de rebote cuatro informes negativos que llegaron al Ayuntamiento hace unos meses sobre el llamado Hermitage-bis (una “franquicia” que anula ipsofacto la unicidad propia de un museo); pero todos estamos esperando una recensión crítica, o una divulgación pública, oficial, dirigida al simple burgués de a pie, sobre el asunto. La buena de Milagros funciona, por tanto, como una tabla de salvación, y da más de lo que le corresponde. Se agradece de nuevo. Hace unos días, sencillamente, ha tenido la generosidad de explicarnos en una tribuna pública (a continuación) lo que está verdaderamente en liza.

Apostilla adicional: Milagros roza el tanto, pero no lo mete…

Pues desconoce (imposible ser Messi, no es una queja) qué es el ‘European Urban Tech’ que ella menciona. Véase el artículo que sigue. Este edificio es otra artimaña del Puerto –absolutamente vacía– para captar el dinero ‘Next Generation’ de Europa, para lo cual la APB ha logrado involucrar a la Facultad de Náutica de Barcelona –perteneciente a la Universidad Politécnica de Cataluña– a fin de constituir uno de esos “hubs” que hoy proliferan como setas, aplicando una metodología inversa para cualquier proyecto científico: primero, se consigue el envoltorio (en este caso, de 20 millones de euros) y la financiación pública (ay) de la “cosa”; luego, on verra, ya pondremos algo ahí partiendo de un diagrama de burbujas… Atención, ecologistas de bien (por si la ingenuidad es pegadiza), los únicos lugares del orbe en donde en épocas recientes se gana terreno al mar para instalar grandes bloques, tipo Hotel-Vela, o el hub de marras, etc., son, a saber: las diversas satrapías del Golfo y… Barcelona.

El País, 16-V-2021

El Hermitage, algo más que un museo – Milagros Pérez Oliva

Al proyecto de la franquicia rusa le ha salido un poderoso competidor, el ‘European Urban Tech’. En la decisión sobre qué debe construirse en la nueva bocana del puerto se dirime el modelo de ciudad

En unas semanas se decidirá si se autoriza la construcción del museo del Hermitage en el puerto de Barcelona. No es una decisión cualquiera. En ella se dirime algo más que el emplazamiento de un museo: se decide el modelo de ciudad y hasta qué punto la iniciativa privada movida por intereses particulares debe condicionar su desarrollo urbanístico y cultural. Hasta ahora la discusión se centraba en las ventajas e inconvenientes de ubicar en el puerto una franquicia internacional que tendría como reclamo un edificio emblemático del arquitecto japonés Toyo Ito y atraería cientos de miles de turistas a una parte de la ciudad ya muy congestionada y con graves problemas de movilidad.

El Ayuntamiento encargó cuatro informes externos sobre el impacto urbanístico, la afectación sobre la movilidad, la viabilidad económica y la idoneidad de la propuesta cultural, y todos fueron negativos. Pese a todo, no resultaba fácil negar la autorización a un proyecto avalado por la Autoridad Portuaria de Barcelona y que supondría una inversión de 52 millones de euros. La negativa sería munición fácil para los que aprovechan cualquier ocasión para acusar a Ada Colau de ser una rémora para el desarrollo económico de la ciudad.

Pero ahora al Hermitage le ha salido un competidor, el European Urban Tech, que representa una apuesta completamente distinta y en muchos aspectos, antagónica. La aparición de esta propuesta sitúa el debate en un punto mucho más interesante: el choque entre dos maneras de enfocar el futuro de la ciudad. Ya no se trata de decir sí o no a una inversión privada. Se trata de elegir entre una propuesta muy vinculada a la actividad de los cruceros, que es la que menos valor añadido aporta, y que refuerza un modelo de turismo masificado y concentrado que desertifica el centro de la ciudad. O un proyecto que busca convertir el puerto en un hub de economía azul, con un edificio también emblemático y sostenible destinado a albergar iniciativas, empresas y proyectos de alcance europeo centrados en la transformación ecológica y tecnológica de las ciudades. El primero aspira a atraer un millón de turistas al año. El segundo a liderar un polo de conocimiento en el que trabajarían de forma permanente varios miles de profesionales e investigadores y al que se sumarían otros actores como la Facultad de Náutica.

El proyecto del Hermitage inició su andadura en 2012, cuando el entonces consejero de Cultura de la Generalitat, Ferran Mascarell, acompañando al presidente Artur Mas en un viaje oficial, firmó en Moscú un convenio con el museo de San Petesburgo. La propuesta entró con muy buen pie. Venía avalada por Jorge Wagensberg, una de las figuras de mayor prestigio en el mundo museístico, y entroncaba con el discurso entonces dominante de reforzar la proyección de Barcelona en el mercado turístico global. En 2016 se firmó un acuerdo con la Autoridad Portuaria para emplazar el edificio en un solar de la Nueva Bocana del puerto, junto al hotel Vela. Pero Wagensberg murió en 2018 y las dudas sobre la viabilidad económica del museo nunca se disiparon. Otras franquicias del Hermitage, como la de Ámsterdam, son deficitarias y el riesgo de tener que rescatarlo con fondos públicos es una sombra.

El 80% de las acciones de la promotora son del fondo de inversión Varia Europe, que opera desde Suiza y Luxemburgo. El restante 20% pertenece a la sociedad Cultural Development Barcelona, liderada por Ujo Pallarés. Que el puerto no sea el emplazamiento más adecuado no significa que no deba construirse. Si los inversores asumen los riesgos económicos, puede ubicarse en otro lugar y de hecho el Ayuntamiento ha sugerido otros emplazamientos. En la Sagrera, por ejemplo.

El paradigma ha cambiado. La discusión es otra. Ha pasado ya el tiempo en que se utilizaba la construcción de grandes equipamientos, como fue el caso del MACBA, para regenerar una parte de la ciudad. Es el modelo Guggenheim de Bilbao, un proyecto vinculado a la regeneración de la ría que pretendía dar proyección a una ciudad en declive. Barcelona tiene ahora el problema contrario: reorientar el modelo turístico para evitar la concentración excesiva en una parte muy reducida de la ciudad. El objetivo es ahora evitar la saturación y repartir los costes y los beneficios de un turismo más equilibrado y sostenible.

Vincular la viabilidad del proyecto a la ubicación en el puerto es una falacia interesada. Los visitantes interesados en la oferta de la fundación Louis Vuitton de París, una franquicia del MOMA de Nueva York en un edificio que en sí mismo ya merece una visita, no dejan de visitarlo por no encontrarse en un extremo del Bois de Bologne. Y lo mismo ocurre con el interesante Centro Botin en Santander, situado en el muelle de la Albareda, en un extremo de la ciudad. Estos, y no otros, son los términos del debate.

 

 

[Palabra de Mono Blanco]

 

 

 

 

………………………………………………………………………………………………

 

Comments are closed.