December 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Más recientes


Trola de Barcelona (El espejismo del espacio público)

(Octubre 2008)

Las siguientes líneas citan y parafrasean las que ha escrito Enrique Gil Calvo, lúcidamente, en El País (18-X-2008). Comentando bibliografía reciente sobre las dos urbes más importantes de la península, el sociólogo se refiere primero a Madrid, y luego extiende sus opiniones a Barcelona:

…El denominado Gran Madrid no es “la suma de todos”, como reza la publicidad electoral de Esperanza Aguirre. Por el contrario, sólo pertenece a una exigua minoría de constructores urbanos, políticos derechistas, especuladores financieros y propietarios inmobiliarios. El resto de madrileños no pertenece a Madrid, sólo habita ahí, coexistiendo de manera relativamente pacífica. El espectáculo de la capital no es más que un espejismo que reverbera en la meseta manchega, como Las Vegas en el desierto de Nevada o Los Ángeles en la Baja California. El ‘Observatorio Metropolitano’, un equipo de geógrafos y urbanistas que lleva años diseccionando la Villa y Corte, dice de ésta que es el nuevo escaparate ostentoso del arribismo neofranquista. Y el mismo informe traza la cartografía madrileña de un espacio público reconstruido por la privatización, que lo fractura y manufactura para comercializarlo entre turistas y nuevos ricos con los inmigrantes a su servicio.

…Semejante hipertrofia especuladora del urbanismo no sólo tiene lugar en capitales regidas por el PP o sus avatares, como Madrid, Valencia o Marbella. Por desgracia, en la Barcelona regida por consistorios progresistas, que la izquierda española siempre ha citado como ejemplo, ocurre otro tanto. Un reciente estudio del antropólogo barcelonés Manuel Delgado va dirigido, precisamente, a la línea de flotación del modelo urbanístico de la Ciudad Condal desde la transición, y que alcanzó su cenit en los fastos olímpicos de 1992. Un modelo de disseny que tiene una prensa más edificante y edulcorada que el madrileño, y que, sin embargo, se ha erigido con la misma voracidad especulativa y depredadora, sin complejos para esgrimir como coartada una corrección política que le autoriza a arrasar barrios enteros en beneficio del presunto progreso municipal (¡atentos a lo que sucederá en fechas próximas en las inmediaciones del campo del F.C. Barcelona!).

…Es la otra cara sólo aparentemente antitética de la misma moneda de Madrid, ahora catalanista y tripartita en vez de franquista o pepera. Manuel Delgado denuncia los desmanes del llamado ‘modelo Barcelona’ : un urbanismo de moda y venal al que compara con la prostitución seudovirginal de una top model de pasarela, que no duda en vender sus dudosos encantos ciudadanos, arquitectónicos y paisajistas al mejor postor, desde el turista accidental al crédulo izquierdista, pasando por el inversor global. Como reza la publicidad del municipio: “Barcelona, ponte guapa” (para seducir con sus encantos urbanísticos a la clientela).

…La especulación es la principal fuente de financiación autonómica, municipal y de los partidos políticos. Es el lado oscuro de Madrid, Bilbao, Valencia y Barcelona, cuya faceta más visible se muestra en las torres de Madrid –el pelotazo inmobiliario más grande de la historia de España–, la cáscara del Guggenheim, los ‘calatravas’ de Disneylandia en Valencia -inmorales e infrautilizados-, o, en Barcelona, el falo de Agbar y el rascacielos-capricho de Gas Natural, compañía que acaba de subir la factura un 10% a sus clientes. Pero la privatización del espacio público no sólo genera espejismos urbanísticos como el barcelonés o el madrileño, entre otros casos de ciudades-espectáculo convertidas en parques temáticos como Shanghai o Venecia, sino que también ofrece otra cara oculta mucho más miserable, violenta e inhumana. Es la destrucción pura y dura de los espacios urbanos, o su hipertrofia cancerosa y putrefacta, causada por la globalización deslocalizadora que está generando un doble movimiento de huida, abandono y desertización de los viejos cascos históricos, y su reflejo contrapuesto, allí donde proliferan ingentes megaciudades-basura hechas de chabolas donde se acumula la escoria humana expulsada de los ecosistemas rurales destruidos para hacinarse en homicidas campos de concentración urbana.

Tenemos pues el espectro urbano de las ciudades muertas, el de los despojos urbanos de las ciudades-miseria (vean la película Wall.e, batallón de limpieza), junto al espejismo de las ciudades huecas y salvajemente especulativas que nos depara nuestra geografía ibérica; es decir, tres arquetipos para regocijo, solaz y consumo de nuestros políticos.

[Palabra de Mono Blanco]

………………………………………………………………………………………………

Comments are closed.