July 2018
M T W T F S S
« May    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031  

Más recientes


Falacia del parásito

Ultimamente Josep Lluís Carod-Rovira circula mucho por la ciudad de Barcelona: se le ha visto distendido en diversos teatros y en cines. También, y cómo no, el ubicuo expolítico aparece en medios audiovisuales catalanes con regularidad. Por otra parte, los últimos avistamientos en la calle confirman que Carod-Rovira gira mucho la cabeza a un lado y otro, bigote en ristre, como confiando en el reconocimiento del pueblo.

Sin embargo, en los platós de televisión vistosos (gracias al chroma-key) es donde Carod-Rovira muestra su excelencia, y donde destaca por su retórica, y donde airea sus opiniones más concomitantes.

Fue Aristóteles quien dijo hace 2400 años que un problema, en sí mismo, no se puede arreglar con otro problema, lo que Carod ignora. Fue Aristóteles también quien denunció las primeras falacias del lenguaje, dañinas para la democracia griega. Por lo que el filósofo no solo ahondó en materias de física, ética y moral, sino que además investigó mucho la lógica. Llegó a catalogar hasta trece falacias clásicas, entre las que no se encuentra, por cierto, la falacia del parásito.

Arreglemos este despiste, aquí, ahora, y qué mejor que poner como ejemplo las tesis estupendas de Carod-Rovira, quien fue recientemente interrogado por el enorme lío montado en Cataluña políticamente. Embrollo entre los seguidores de la opción independentista (una opción legal sin espesor ideológico), a lo que Carod respondió con la naturalidad de quien adopta un simple parti pris (repetimos: legítimo) como si fuera un tratado de 1000 páginas. Folletón monumental, pero levemente insinuado en el interviu que citamos (fechado el 7-V-2018, lo cual queda para los “anales”, y no se descarte cierta analogía biométrica): la excusa de Carod, aparte de su bigote, era que estaba combatiendo un gigante político más o menos, y tenían enfrente a un estado que disponía de 158 embajadas de verdad (sic). Ojo. El adversario no era moco de pavo, y contaba asimismo con ejército de Tierra, Mar y Aire.

Opinaba y opinaba el expolítico de marras, mientras se atusaba el mostacho, el cual, ante un despliegue de tal potencia -contraria-, no se arrugaba. Era necesario evocar la parábola de David y Goliat, pero sin mencionarla explícitamente, no fuera que alguien le recordara al expolítico, en un giro inesperado, la bíblica corona de espinas que se puso por sombrero en 2005 estando él en Tierra Santa. Recordemos que Carod adoptó el papel de mártir ciñéndose la tiara áspera e hiriente que le ofrecía Maragall. Quién osaría decir trece años después que Carod-Rovira continuaría en su rol de víctima, por peteneras, por letanías como “no podemos llegar a un acuerdo interno –y nos confundimos mútuamente, en una sopa de letras– porque la presión exterior a la que nos somete (el estado español) es desmesurada”.

Dado que Carod tiene un aire como de monje enterado de Monserrat y bien comido, el entrevistador preguntó: “¿Alguna salmodia –¿algun programa político en el alero, por ventura?–, entre ustedes, los independentistas, alguna prospección para el día D, el de la liberación?”. No, de momento. “Pelillos a la mar”, venía a añadir Carod. La democracia moderna nació en los monasterios medievales, pero el pollastre actual del Parlament de Cataluña después del “dret a decidir” está quedando impune. Nadie tiene la mínima idea de en qué ha consistido la “decisión”, es decir, del gobierno (en educación, sanidad, finanzas, comunicación, defensa, lo que sea, dáme “argo”…). El futuro del Parlament es una gominola gastada antes de disfrutarla, y todo es achacable a las artimañas de esa gente africana, fraudulenta y desarraigada, en la ribera sur de Zaragoza. Gente que no ve más allá de sus narices. ¿El Ebro en el Pisuerga? ¿Narices?

Bajo las suyas, y rozándose la pelusa, las recetas de Carod-Rovira sobre la tiranía española suenan de perogrullo y fáciles de formular, y de aventar, lo cual se agradece, sobre todo en una etapa tempestuosa e ingrata. Impunidad política es poco, por cuanto el argumento es como una petición de principio. Hay una tiranía, luego vamos a desembarazarnos de ella. La meseta es tóxica y presiona. Nosotros somos el agua.

Aleshores viene el silogismo, o sea, como si dijéramos, la sofisticación que vamos a descubrir, y en la que se detectan el pulgón y la garrapata –entre otros animalejos– sobre el objeto pasivo: una jugada reversible, ciertamente, que se le escapó a Aristóteles en su obras.

El oyente-televidente mira un documental de TV vespertino y suele desembocar en el sufrido coach-potato crónico de los medios catalanes por la noche. No hay manera de evitarlo, y se trata de no ponerse nervioso. Los sopapos mediáticos que suelta TV3 son de aúpa. Dicen que emulan a la BBC, pero en los medios de la Corporació, el pulgón o la garrapata saltan y saltan idóneamente en la misma dirección, y siempre se meten en la piel como condenados. Los catalanes lloramos mucho, pero nunca como un cocodrilo del Nilo.

Nos nos desviemos. Nos hemos propuesto definir la falacia del parásito. Es una nueva falacia. Es un tipo de argumento reversible como el ecosistema del cocodrilo; la falacia aludida es un ardid que utilizan las tácticas de determinados bichos en las charcas, eso sí, y lo digo por experiencia, y en ello, siendo un mono, me comparo a cualquier ser humano que se precie de su especie, y perdón por las rimas; jamás me han gustado.

Lo bueno de Carod, según el currículum de las redes, es que domina la prosa catalana (la de algunos concursos escolares organizados por la Conselleria d’Educació), pero nosotros somos ambiciosos. Su truco, más que infantiloide, es imbatible, como de adolescente declamando “La vaca cega” ante la escolanía de Montserrat. Exacto, hay que jugar al augur: siempre que esté presente Carod, por debajo de las sotanillas quizá revuela –ay– una mosca cojonera.

Veamos los sucesivos movimientos mentales de un personaje que puede protagonizar la falacia planetaria menos catalogada de la historia. La falacia del parásito funciona a partir de un solo pincho, de acuerdo, como el rejoneador saleroso de una feria, y eso hasta cierto punto. La falacia representa un robo demagógico donde los haya, en el cual uno de los participantes (el parásito) depende del otro (huésped, hospedador o anfitrión) y obtiene beneficio. En la mayoría de los casos, el hospedador víctima advierte un picoteo o un perjuicio por parte del parásito en algún intersticio del culo (perdón, del ciclo), o de la vida del huevo.

Es más, es que el parásito suele emplazar sus huevos en el nido del hospedador, para más inri, lo que ya colma el vaso del abuso, y en el caso de la homología en ciernes (entre una emisora de TV más o menos cándida que mira el “pueblo”, y el entrevistado), entonces se presenta un supuesto ideológico, aleluya, hay chicha aparentemente en la zona de la claca: pero, oh decepción, es unilateral, dogmática y fascista. El momento justo es cuando un aguijón sin veneno (la idea de la independencia) se clava en la complejiad del cuerpo parasitado de la plebe apantallada (máxime en áreas rurales), la cual no se inmuta por nadie ni por nada, ara! aunque explote la bomba atómica: se trata de la sociedad compacta y compleja que trabaja durante el día, se desloma por la tarde en el ordenador y finalmente es machacada por la tele antes de irse a dormir.

El parásito mantiene afilado su pico. Es porfiado y mecánico, y obedece a un monotema: chinchar. Pero no lleva nada dentro. Hay una dramaturgia general del parasitismo donde el espesor, la enjundia, la riqueza, la energía, los otorga el simple cuerpo parasitado, de cajón.

Si España no existiera, ¿qué sucedería con Carod-Rovira y la esencia de las comunicaciones?

La falacia del parásito empieza con una depredación fantasmagórica en la que a un problema inicial se le pringa otro adicional, el cual acaba parasitando (contra-parasitando) al problema del principio. O sea, España como fantasmagoría, y Cataluña como alucinación.

El parásito cree que está chupando, pero no chupa nada, porque el chuche presunto no existe, con lo cual la gominola se infla virtualmente y hasta le salen granos. Vamos a llamar a esta última entidad Hespaña, con hache, a la cual, producto de ser usufructuada putativamente por quien cree extraer beneficios consistentes y sólidos –siquiera por lametazos–, le sale una personalidad que no tenía, y la exacerba, y entonces todos pretenden cantar “el novio de la muerte” (o sea, Els Segadors) en cualquier medio, en cualquier bando, por doquier, lo que, por demás, constituye el cénit del estereotipo (el parásito psicológico), es decir, en síntesis lo que queríamos decir.

Quod erat demonstrandum

[Palabra de Mono Blanco]

………………………………………………………………………………………………

Comments are closed.