February 2021
M T W T F S S
« Jan    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728

Más recientes


Síntesis


Octubre 2020

Dicen que en el Barroco existieron publicaciones cuyo título podía ser más largo que el propio contenido de la obra, y hoy nos situamos en el lado opuesto de ese esfuerzo casi místico de la literatura: hoy hablamos de un libro cuyo título resume su mismo interior, es decir, hablamos de un ejemplar de “tomo” cuyo encabezamiento vuelve inútil lo que sigue, por completo, por prosaico, porque el título ya lo ha destilado, sintetizando y deglutido. Viene rotulado en la cubierta y hace absolutamente innecesario lo que va después, pues aparece en el título.

Se trata de una verdadera performance, de retórica o de economía expresiva, y desde luego, es un logro de la arquitectura editorial. Peso muerto de páginas blancas, en verdad, diríase: no es un texto bizantino, o un antojo churrigueresco, o una fachada sin edificio. El libro que reseñamos no es comparable al rodaje de un Western tras el cual no hay vida. Es mucho peor. Lo que hay detrás no sirve absolutamente para nada: ni siquiera hay armazón. No es el típico hueco libresco para camuflar botellas de whisky, que -en sí- ya sería algo. El mero titular del encabezamiento lo es todo.

¿Es posible este derroche? ¿Hablamos de un autor y una editorial fanáticos de la letra por la letra? ¿Esto pondrá de moda la costumbre de acumular hojas y hojas que no sirven a ningun propósito? ¿Y porqué un libro así sale a la luz? ¿Para qué tanto árbol talado, si puede saberse?

Pues para darle un premio. Este derroche de dinero -de alguien- se llama demagogia, y en este caso, merecedor de un galardón, se ofrece bajo el título “La república del bé comú” (sic), un monumento cuyo escribiente esforzado no es anónimo (como a veces sucedía en el Barroco) sino que es el conocido y encarcelado Raül Romeva. No es un niño y sus gustos literarios son discutibles (es un fan del “Mecanoscrit del segon origen”, de Pedrolo). Querríamos compadecerle -por todo-, pero es que si alguien se toma la molestia de averiguar la etimología de la palabra “república”, verá que quiere decir supinamente (y precisamente) “la cosa pública”, es decir, “la cosa común”.

¿Hay alguna república en el orbe que –oficialmente– no persiga la cosa común, el bien común?

Intentemos frases rápidas con petición de principio, a ver si ganamos algo:

“El boli que escribe”

“El lápiz que dibuja”

 “El fuego en llamas”

“El aire del éter”

¿Vale la pena seguir? ¿Le añadimos 100 páginas? ¿200?

(¡Es el título, estúpido!)


[Palabra de Mono Blanco]

………………………………………………………………………………………………

Comments are closed.